La miga del asunto

Miércoles, 4 de Diciembre de 2013

Lejos de lo que se suele pensar, el pan no engorda sino que ayuda a mantener una dieta equilibrada.

Comer pan a diario nos ayuda a controlar el peso, práctica esta que cada vez es menos frecuente entre los consumidores. La ingesta de pan ha caído en picado en nuestro país debido a la falsa creencia popular de que el pan engorda, siendo uno de los primeros alimentos en ser eliminados de nuestra dieta.

El pan no engorda

 

Un estudio reciente sometió a dos grupos de mujeres con sobrepeso y obesidad a una dieta hipocalórica equilibrada durante 15 días. En ambos grupos, el peso corporal se redujo unos 4Kg de media, demostrando que, si la dieta es equilibrada, el pan no engorda.

Nos hace comer mejor

 

Sólo el grupo con pan se acercó al número de raciones recomendado de cereales, mientras que en el grupo que no comía pan, se observó un aumento del consumo de carnes. Por tanto, la ingesta de pan en nuestra dieta ayuda a cumplir las pautas nutricionales con mayor facilidad y durante periodos de tiempo más prolongados. 

Nos aporta salud

 

El grupo de mujeres participantes en el estudio que siguió la dieta consumiendo pan, mejoró significativamente su perfil calórico y se aproximó a las recomendaciones nutricionales estipuladas por los expertos, reduciendo el porcentaje de grasa y aumentando el aporte de hidratos de carbono. En cambio, el grupo sin pan no alcanzó estos objetivos nutricionales.

Nos ayuda a no tirar la toalla

 

Entre las voluntarias que hicieron la dieta con pan hubo menos abandonos que entre las que no acompañaron las comidas ni con una miga. En el grupo sin pan, la cantidad de veces que las participantes se “saltaron” la dieta fue aumentando a medida que transcurrían las semanas, mientras que en el grupo de mujeres que siguieron la dieta con pan, el cumplimiento se mantuvo estable.

Controla nuestro apetito

 

Incluir una ración de pan en las comidas puede aumentar la sensación de saciedad, incluso más que otras fuentes de hidratos de carbono, como pueden ser el arroz o la pasta.