La cafeína en los niños

Que nuestros hijos no consuman café es inútil si consumen refrescos y otros  productos ricos en cafeína.

Es recomendable que ningún niño en edad preescolar ingiera más de 45 mg de cafeína al día. Esto es el equivalente a la cantidad de cafeína presente en una lata 355 ml de refresco o en las tabletas de chocolate con leche de 43 g.

El café no es el peor enemigo

 

El café no es el portador de cafeína más nocivo para los menores, ya que existen otros tantos productos que esconden este alcaloide y que gran parte de los niños españoles consumen cada día.

Así pues, los menores ingieren la mayor parte de la cafeína a través de los refrescos, pero también al consumir chocolates o analgésicos y medicamentos de venta libre.

Aunque siempre hemos evitado que nuestros hijos consuman café, también deberíamos controlar el consumo de estos productos aparentemente inofensivos. A continuación, reflejamos aproximadamente la cantidad de cafeína de algunos productos de consumo frecuente en niños:

*Pepsi: 38 mg

*Coca-Cola: 34 mg

*Medicamentos para el resfriado: 30 mg

*Chocolate amargo: 20 mg

*Chocolate con leche: 6 mg

*Batido de chocolate con leche: 5 mg

*Batido de chocolate: 4 mg

Vía triatlonrosario.com - (http://bit.ly/13Fqqrk)

¿Cómo nos afecta la cafeína?

 

La cafeína es una droga que se produce de forma natural en las hojas y semillas de algunas plantas, aunque también se puede producir de forma artificial. Se trata de un estimulante del sistema nervioso central que, a niveles bajos, nos hace sentir más atentos y con más energía.

Sin embargo, tanto en niños como en adultos, el exceso de cafeína causa efectos secundarios nocivos. Principalmente, provoca nerviosismo, insomnio, aceleración cardiaca, dolor de cabeza, aumento de la presión arterial, dificultad de concentración o malestar estomacal.

En el caso de los niños, a estos síntomas debemos sumar otros de consecuencias mayores. En primer lugar, la cafeína en exceso dificulta la absorción de calcio y de algunas vitaminas y minerales, deteriorando la nutrición del menor. También agrava la salud en niños con problemas cardíacos o provoca trastornos nerviosos en niños con hiperactividad.

Vía visual.ly - (http://bit.ly/V5kXnM)