Beneficios de las legumbres

Legumbres, las olvidadas de la cocina. A pesar de sus múltiples beneficios, cada día se consumen menos.

Son ricas en fibra y pobres en grasa, combaten el extreñimiento y protegen frente a dolencias cardiovasculares. A pesar de su falsa fama como alimento calórico, los nutricionistas recomiendan su consumo unas 2 ó 3 veces por semana.

El origen de las legumbres

 

Las legumbres fueron las primeras plantas cultivadas por el hombre. En 8.000 a.C. ya se cultivaban lentejas y garbanzos en Mesopotamia, siendo muy valoradas más tarde por egipcios y romanos. En cuanto a las alubias, estas llegarán de América a Europa en el siglo XVI, siendo en un principio un lujo exclusivo de las clases altas.

Ligeras y anticolesterol

A las legumbres se les atribuye falsamente la fama de alimento calórico, a pesar de que no lo es. Tienen un inapreciable contenido graso del 3%, compuesto de grasas vegetales que ayudan a disminuir el colesterol. Lo que realmente las hace calóricas son las carnes que las acompañan, pero si las preparamos en ensaldas frías o templadas y acompañadas de verduras, podemos obtener platos dietéticos y saludables. De hecho, las legumbres disminuyen el sobrepeso.

Fuente de proteínas vegetales

 

Además de ser fuente de hidratos de carbono, de los cuales el almidón supone el 50%, son una excelente fuente de proteínas vegetales, aunque de baja calidad. Esto se solventa combinando estas con cereales o frutos secos, lo que convierte a las legumbres en alimento ideal para vegetarianos o dietas de bajo contenido proteico.

Contra el estreñimient

 

Su contenido en fibra oscila en torno al 11-25%, lo que las hace altamente efectivas para prevenir y combatir el estreñimiento. Además, su fibra ayuda a reducir el colesterol sanguíneo. Por ello, las legumbres suelen ser la mayor fuente de fibra en la alimentación de un adulto. Es cierto que pueden ser flatulentas, pero podemos solucionar esto terminando la comida con un yogur desnatado.