Adelgazar educando la mente

La mente es el motor para adelgazar. Conocemos las claves mentales para ayudaros a conseguirlo.

Cuando iniciamos una dieta, es fundamental que parta de una elección personal. Si no estamos mentalmente preparados para tomar decisiones saludables, no seremos capaces de seguir la dieta marcada. Nuestra mente tiene el poder.

Ser realista al empezar

 

Si queremos bajar de peso, debemos ser realistas. No podemos transformar nuestra dieta en un día, ni pretender perder 10 Kilos en una semana. Si empezamos con un objetivo más pequeño, como desayunar de forma saludable o realizar cenas más livianas, tendremos más oportunidad de cumplir nuestros objetivos.

Esto impulsará nuestra confianza y no permitirá ponernos metas más ambiciosas.

No alimentar ratos muertos

 

El hábito que más desajustes genera en nuestro metabolismo se produce al comer por aburrimiento, estrés o desánimo. Cada vez que piquemos entre horas, es recomendable detenerse y pensar si en verdad tenemos hambre.

Posiblemente lo que necesitemos es alimentar nuestros sentimientos y no el estómago, por ello recomendamos sustituir el picoteo por un paseo, una charla con un amigo o cualquier otra actividad que nos "alimente" de verdad. 

Buscar una motivación externa

 

Está demostrado que iniciar una pérdida de peso rodeado de personas con unas metas de salud afines, supone un mayor éxito que hacerlo rodeado de otras con dietas poco saludables. A fin de cuentas, tener alguien con quien poder hablar cuando decaemos, nos facilita el ponernos de nuevo en marcha.  

La motivación mental es la clave para adelgazar. Si no contamos con personas afines, lo mejor es buscar motivaciones externas que nos ayuden a no tirar la toalla. La más socorrida es lucir un cuerpo bonito en verano, pero también puede ser sentirnos sanos o entrar en ese vestido que hace tiempo nos quedaba tan bien.

Quién mejor que nosotros mismos para saber cómo convencer a nuestra mente.